¿Por qué comer carne ecológica garantiza tu seguridad alimentaria?

vacas carne ecologica

Afortunadamente, la sociedad es cada vez más consciente de la necesidad de mejorar sus hábitos alimentarios y el ascenso de la carne ecológica concuerda con este tipo de comportamientos. En este sentido, hoy queremos centrarnos en su seguridad alimentaria y explicarte por qué es un producto totalmente inocuo para tu salud.

Su carácter saludable, al igual que el de todos los productos ecológicos, es una garantía para tu seguridad. Al comerla, tu cuerpo no solo recibirá un aporte nutritivo muy consistente, sino que estará libre de amenazas que con demasiada frecuencia aparecen en nuestra alimentación, gracias a un modo de producción completamente natural.

Queremos mostrarte todas las razones que hacen de nuestra carne ecológica toda una garantía para la seguridad alimentaria, lo que te llevará a convertirla en parte indispensable de tu dieta. ¡Presta atención!

1. Controles oficiales

Los productos ecológicos como la carne, antes de ser comercializados pasan unos controles muy estrictos que aseguran la procedencia del alimento, así como el cumplimiento de todas las condiciones necesarias para certificar su carácter totalmente ecológico.

En el caso de Campos Carnes Ecológicas, todos los productos llevan el sello de el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, un organismo autorizado por la Unión Europea para el control de estos alimentos. Además de su origen natural, esta certificación es una garantía de seguridad que marca la diferencia respecto a otras carnes.

2.  La ausencia de antibióticos

En su vida, los animales siguen un ritmo parecido al de las personas, por lo que no están libres de sufrir enfermedades. Existen muchas maneras de afrontar estos problemas y gran parte de la ganadería convencional emplea los antibióticos para curar este tipo de patologías.

La carne ecológica, tras haber superado los controles antes mencionados, asegura la ausencia de estas sustancias que podrían ser muy perjudiciales, sobre todo en el caso de los alérgicos. Solo de este modo podrás estar completamente seguro, ya que la ganadería ecológica apuesta por los métodos naturales y la prevención para sanar enfermedades.

3. Seguridad en la trazabilidad

Los productos ecológicos tienen un recorrido corto, es decir, los eslabones por los que han pasado en su fase de producción y elaboración se han dado en un escenario muy cercano. Generalmente, la distancia entre el origen y su comercialización es muy escasa, lo que asegura el control sobre los procesos.

De esta manera, evitamos muchos riesgos que en ocasiones se han derivados en fraudes muy peligrosos para los consumidores. Son los beneficios de apostar por el producto local.

4. Ni rastro de sustancias químicas

Al margen de los antibióticos, en la carne ecológica nunca encontrarás ningún resto de sustancias químicas, ya que los animales de los que procede han sido alimentados de forma completamente natural. 

Por supuesto, tampoco han sido engordados con ningún tipo de hormona. Ten claro, que todo lo que haya pasado por este tipo de carnes tendrá un origen lógico.

Teniendo en cuenta todos estos alicientes, la carne ecológica se presenta como una garantía completa para tu seguridad alimentaria. Si apuestas por ello, rápidamente notarás todos los beneficios. ¡No te lo pienses más!